24 de July del 2017

10 BENEFICIOS DE COMER PESCADO Y MARISCO

10 BENEFICIOS DE COMER PESCADO Y MARISCO

  1. El pescado es un alimento de bajo o moderado valor calórico
  2. Las proteínas presentes en los pescados y mariscos se consideran de alto valor biológico, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales en las proporciones que el organismo necesita.
  3. La grasa del pescado es rica en ácidos grasos poliinsaturados y ácidos grasos esenciales
  4. El pescado contiene de forma natural ácidos grasos Omega – 3, beneficiosos para la salud.
  5. El pescado aporta vitaminas del grupo B y el graso o azul aporta además, una importante cantidad de vitaminas liposolubles como las vitaminas A, D y E.
  6. El pescado es rico en minerales como el yodo, calcio, fósforo y selenio
  7. Los mariscos son generalmente bajos en calorías y ricos en proteínas y minerales (calcio, hierro, yodo, cinc, selenio, fósforo y potasio).
  8. Son alimentos sabrosos, de fácil masticación y digestión
  9. Son fáciles de cocinar y admiten multitud de preparaciones
  10. Por su calidad nutricional, el consumo de pescados y mariscos, se considera una alternativa adecuada al consumo de otros alimentos que pueden tener un alto valor proteico, pero peor calidad de la grasa.

La mejor forma de consumir mariscos y pescados.

Los mariscos y pescados son muy versátiles, con un corto tiempo de cocción podemos consumirlos como parte de una ensalada, de un salteado, de una salsa, de un pastel, de un guisado y demás. Sin embargo, para sacarle mayor provecho a sus nutrientes recomendamos:

  • Acompañarlos de zumo de limón, perejil fresco o tomate para que la vitamina C de estos ingredientes favorezca el uso del calcio y el hierro de los mariscos.
  • Evitar largas cocciones y frituras, pues sumaremos grasas y calorías con éstas últimas y en ambos casos favoreceremos la pérdida de nutrientes a causa del calor.
  • Combinarlos con grasas buenas, por ejemplo, aguacate, aceite de oliva, aceitunas o frutos secos, pues con ellas mejoramos la utilización de su vitamina E y A en nuestro cuerpo.
  • Acompañarlos con alimentos ricos en fibra, para así sumar más saciedad a la que sus proteínas ya ofrecen. Por ejemplo, podemos combinarlos con vegetales frescos, con arroz o fideos integrales, o bien, con semillas, frutos secos u otros.